patrocinado por PHPDocX
 
Inicio | Mapa web | Contactar

Colección de problemas resueltos

Extraídos de los exámenes de Selectividad

 

SpeakingImage es una aplicación para crear imágenes interactivas y compartirlas con los demás. www.speakingimage.org

Historia del Arte

MatemticasFísicaQuímicaBiologíaDibujoHistoriaLengua y LiteraturaHistoria del ArteFilosofíaInglés
Comentario de texto Pintura
Historia del Arte > Comentario de texto >

Pintura

>

Eugène Delacroix

Eugène Delacroix

Imprimir como PDF Insertar en mi web
PALABRAS CLAVE
Delacroix, romanticismo, Réau, Oriente, exotismo, Turner, Friedrich

Lee detenidamente el texto y responde a las cuestiones más abajo indicadas.

Para Delacroix fue aquella la más inesperada ocasión para familiarizarse con un Oriente que sólo había imaginado sin conocerlo en su “Matanza de Quíos”. En enero de 1832, después de unirse al séquito del conde de Mornay en Tolón, desembarcó en la costa de África, en Tánger y siguió hasta Mequinez, residencia del sultán (... )Este breve recorrido fue una borrachera de luz y color cuyo vivo testimonio nos dejaron sus álbumes de croquis a la acuarela. El fruto más sabroso del viaje al África del Norte es la gran tela del Louvre – obra maestra del orientalismo romántico- que fue expuesta en el Salón de 1834 con el título de “Mujeres de Argel en su habitación” (L: RÉAU, La era romántica, Arte griego, Madrid, 1958).

a) Resuma las ideas fundamentales del texto.
b) Características del Romanticismo.
c) Pintores más representativos del Romanticismo, citando alguna de sus obras.

a) Resumen de las ideas fundamentales:

   

Se trata de un texto historiográfico en que el autor, Louis Réau (1881- 1961) conocido historiador de arte francés especialista en iconografía medieval, nos relata el viaje a Marruecos en 1832 del más importante de los pintores románticos franceses: Eugène Delacroix (1798- 1863) hombre brillante y culto que  gozó de gran fama. Acompañando al conde de Mornay en una misión diplomática, viajó desde Tánger a Mequinez, la capital del reino marroquí donde residía el sultán Abd-er-Rhaman.

Nos cuenta que el pintor quedó “borracho” de la luz y el color del país, justamente las dos características más importantes de su pintura. Influído por Rubens y los venecianos, Delacroix fue un gran colorista que aplicaba el color con pinceladas sueltas y deshechas. Su estilo era opuesto al de Ingres que valoraba más el dibujo y con el que se enfrentó.

El pintor quedó fascinado por los paisajes y los tipos marroquíes, realizando muchos dibujos a la acuarela de un Oriente exótico y pintoresco que hasta entonces sólo había vivido en su imaginación. Antes del viaje, ya había pintado sus obras maestras como Dante y Virgilio (1822), La Matanza de Quíos (1824) sobre la guerra de Independencia griega a la que hace referencia el texto, La muerte de Sardanápalo  (1828) una auténtica orgía de color y luz, dinamismo, exotismo, belleza y lujo y su famosa  La Libertad guiando al pueblo (1832)  sobre la revolución de 1830,  que es la primera composición política de la pintura moderna,  de audaces colores y fuerte dramatismo.

Posteriormente Delacroix pintó decenas de telas con temas orientales inspiradas por este viaje al norte de África, de gran riqueza y luminosidad de colorido: cacerías de leones, combates de animales, retratos del sultán etc. pero sin duda la más importante es la que cita Rèau, “Mujeres de Argel en su habitación” (1834). El pintor había hecho escala tres dias en Argel en el viaje de regreso a Francia de la expedición. El cuadro representa una escena del interior de una sala con tres mujeres reposando y una esclava negra. La composición es elegante y el colorido exquisito, con predominio del rojo.

Además de pintor Delacroix fue un escritor de talento y un teórico del arte. Su  Diario es una fuente extraordinaria sobre su obra y época. Ejerció una enorme influencia.

LOUIS RÉAU: Es autor de Historia de la expansión del arte francés (1924-1933), Iconografía del arte cristiano (1955-1959) y  Monumentos destruidos en el arte francés (1959), entre otras.

     

b)Características del Romanticismo:

El Romanticismo es el movimiento artístico e ideológico de la primera mitad del siglo XIX en Europa. Se inspira en las ideas de la Ilustración del siglo XVIII, al igual que el Neoclasicismo, corriente a la que se enfrenta. Ambas coexisten a lo largo del siglo.

Los pintores románticos exaltan el sentimiento, la imaginación y lo subjetivo frente al racionalismo del Neoclasicismo. De ahí que prefieran una temática imaginativa y  pasional (el amor, el dolor, la muerte y su prefiguración -la noche-). Gustan de lo sublime y lo pintoresco y aman la libertad.

El artista romántico cultiva la pintura de Historia, debido al interés por el pasado y las costumbres de los pueblos. Prefieren la Edad Media y el exotismo de Oriente a la Antigüedad clásica, usando fuentes literarias para recrearla.

Al predominio del dibujo en el Neoclasicismo, oponen la belleza del color, siguiendo a los pintores del Barroco a los que admiran, especialmente Rubens, Velázquez y Rembrandt. Como ellos sienten pasión por los contrastes y juegos de luz, llenos de dramatismo y por las  composiciones movidas y desequilibradas.

El retrato es el género preferido por los clientes burgueses para decorar sus casas; tiene mucha importancia la psicología del retratado y la indumentaria, expresión de su condición social. También el  paisaje adquiere gran desarrollo, especialmente los nocturnos, los  cementerios, las ruinas, el mar...evocadores de un estado espiritual y cargados de melancolía. Hay un auge de la pintura religiosa como en el Barroco.

En técnicas, prefieren el  óleo sobre lienzo y también la acuarela y el grabado.

 

 

c) Pintores más representativos del Romanticismo, citando alguna de sus obras:

La pintura romántica en Francia es la más importante. Junto a Delacroix, líder del movimiento, destaca Theódore Géricault  (1791- 1824) cuya tela La  balsa  de la Medusa (1819) es el manifiesto del romanticismo debido a su tema realista y dramático pintado con un fin político de denuncia. También realizó retratos de  dementes hechos al natural en un manicomio, con gran penetración psicológica, y carreras de caballos (Derby en Epsom), llenos de movimiento y escorzos.

Inglaterra  inicia el movimiento prerromántico en el siglo XVIII con dos pintores: Henri Füssli (1741- 1825), suizo afincado en Inglaterra, pintó un mundo de sueños y fantasía con una técnica aún clasicista (La pesadilla). William Blake (1757-1828) fue un visionario poeta y místico que dejó acuarelas e ilustraciones de la Biblia, la  Divina Comedia, de  Dante y  El paraíso perdido, de Milton.

 Pero habrá que llegar al siglo XIX para encontrar a los grandes artistas románticos ingleses. John Constable (1776- 1837) es el iniciador del paisaje fiel  a la realidad pero poético. Le interesan los efectos luminosos. Pintaba al aire libre, pero terminaba en el estudio sus  cuadros (El carro de heno, La catedral de Salisbury). Usaba espesas masas de pintura de ricos colores tratadas a la espátula y su pincelada era  casi impresionista.

William Turner (1775-1751) es autor de unas acuarelas y paisajes muy líricos con efectos mágicos de luz (Tempestad de nieve, Lluvia, velocidad y humo, El Temerario  camino a su fin). En unas bellísimas y etéreas marinas  de Venecia, su técnica es casi impresionista con formas que se esfuman y tonos amarillos y naranjas.

 Dentro del romanticismo en Alemania destacan Los Nazarenos, un grupo de pintores que crearon en un convento de Roma una comunidad para practicar un arte religioso inspirado en  los primitivos del Quattrocento italiano. El pintor más representativo del grupo fue F. J. Overbeck.

El más notable paisajista alemán es Caspar F. Friedrich (1774-1840) autor de unos poéticos y melancólicos paisajes, realizados con una técnica minuciosa, con uno o dos personajes, generalmente de espaldas, en  una naturaleza grandiosa y solitarias: La cruz en la montaña, Monje frente al mar y  Viajero frente al mar de niebla. Otro buen paisajista es Philip Otto Runge (1777-1810) que fue también un gran retratista.

España se puso de moda en el Romanticismo y muchos extranjeros la visitaron  porque resultaba “exótica” y pintoresca. Con ellos llegó el gusto romántico en la segunda mitad del siglo XIX. Jenaro Pérez Villaamil (1807- 1854) cultivó el paisaje en sus cuadros fantásticos de ruinas y castillos (Castillo de Gaucín). En la pintura costumbrista se observan dos tendencias: una más popular y critica, en la línea de Goya, representada por Leonardo Alenza (1807- 1845) y Eugenio Lucas (1817-1870) con técnica a manchas y viveza cromática y otra más documental representada por Valeriano D. Bécquer (1833-1870) que destacó también como retratista. Federico de Madrazo (1815- 1894) gozó de gran fama como retratista ( La Condesa de Vilches ) con clara  influencia de Ingres en su  magnifico dibujo, su elegancia y rico colorido.

   

Comentarios a este ejercicio

Explora nuestra colección de problemas resueltos
 
www.2mdc.comDiseño web 2mdc